Se acerca una época en la que todos, sin excepción, nos ponemos nerviosos: los niños emocionados porque van a recibir los regalos con los que han estado soñando durante todo el año, los padres pensando en la estricta dieta que tendrán que seguir cuando acaben las fiestas, y los que no somos padres ni niños preocupados porque no sabemos cómo pagar todos los regalos que queremos -y tenemos- que hacer.

Por eso os proponemos dos alternativas que os harán sentir más seguros. Para los románticos que aún creéis en el espíritu navideño y además queréis ser los más originales en vuestras reuniones familiares, no dudéis en acudir al Moritz Pop-up Design Market, organizado por Moritz junto al ADI-FAD y diarioDESIGN, donde encontrarás regalos navideños de diseño y de calidad. Algunos de los participantes en el mercadillo son: Amordemadre, Apparatu, Bouquet, Cristian Zuzunaga, Hästens, Nordicthink, Omelette-ed y muchos más. Puedes consultar la lista completa de aquí.

La segunda opción va dedicada a los más apocalípticos: un kit de supervivencia creado por la agencia Menosunocerouno, por si finalmente el día 21 de diciembre es el fin del mundo. En este kit podrás encontrar todo lo necesario para subsistir a la catástrofe -al menos unos días- como un litro de agua, cerillas, una navaja, una botella de licor maya del Yucatán y algo de chocolate, para endulzar los malos momentos.

En Base, celebraremos el (no) fin del mundo, yendo al Pop-Up Market a partir del día 22 de diciembre!